Sobre nosotros

La historia se está gestando en Belarús, un país de 9.4 millones de habitantes ubicado en el centro de Europa. «Voice of Belarus», un sitio web gestionado por voluntarios, traduce, crea y distribuye los últimos informes de prensa, análisis y noticias sobre la situación en desarrollo.

Source: Radio Svaboda

Cuando el pueblo se puso en pie para defender su voto en unas elecciones presidenciales descaradamente manipuladas el 9 de agosto de 2020, las autoridades respondieron con una ola de violencia sin precedentes, dejando al menos diez muertos, cientos de heridos y más de 30.000 detenidos; este es con toda probabilidad un recuento insuficiente, ya que el gobierno aterroriza a los ciudadanos y esconde la verdadera magnitud de la opresión.

Esta respuesta brutal a las protestas pacíficas, junto con la negativa del Estado a investigar los delitos policiales y el fraude electoral, envió a cientos de miles de belarusos respetuosos de la ley a las calles en una búsqueda para derrocar al «último dictador europeo» y ganar justicia para la nación.

Este proyecto dirigido por voluntarios documenta lo que está sucediendo en el país a través de boletines diarios y la traducción de informes de los medios de comunicación de Belarús a varios idiomas. En estos tiempos decisivos, nuestra nación anhela que la solidaridad mundial apoye a los belarusos en nuestra lucha por la libertad. Así que sigue leyendo, corre la voz y quédate con nosotros.

Tu apoyo no tiene precio y te estamos agradecidos.
¡Gracias!

Follow us: YouTube, Telegram, Instagram. Consulta nuestras páginas asociadas en Facebook, Twitter, Telegram y esta página Facebook para noticias.
Contacta con nosotros: todas las consultasconsultas de los medios.

En esta página:

Un manifestante herido recibe atención médica mientras espera una ambulancia.
Source: Uladz Hrydzin, Radio Svaboda

A saber…

Aliaksandr Lukashenka ha gobernado Belarús por medios cuestionables durante 26 años desde que accedió a la presidencia en 1994 y asumió el poder poco después de que la ex República Soviética obtuviera la independencia en 1991. Aunque es probable que muchas elecciones anteriores hayan sido manipuladas, este año Lukashenka ha cruzado una línea roja para muchos belarusos. Esperaban derrocar finalmente al llamado presidente en las elecciones de agosto. En cambio, este «ganó» con un 80% de los votos. El gobierno falsificó claramente los resultados según numerosas versiones: incluso los datos electorales incompletos recopilados de forma independiente muestran claras falsificaciones en uno de cada tres colegios electorales. 

La campaña electoral de este año tuvo la apariencia típica en Belarús, ya que las autoridades obligaron a algunos posibles contendientes a salir del país y encarcelaron a otros dos candidatos populares. Fue Sviatlana Tsikhanouskaya, la esposa de uno de los encarcelados, quien venció a Lukashenka en las elecciones de este año, al menos según las fuentes independientes.

Sviatlana Tsikhanouskaya (centro) con sus aliadas, Maria Kalesnikava (izquierda, detenida) y Veranika Tsapkala (derecha, tuvo que salir del país).
Source: facebook.com/viktar.babaryka

La cuenta oficial de Sviatlana Tsikhanouskaya es un escaso 10,1% en comparación con el 80,1% de Lukashenka, pero estas cifras probablemente fueron inventadas por la aliada de Lukashenka Lidziya Yarmoshyna, que ha dirigido la Comisión Electoral Central durante 24 años. Pese a las elecciones tradicionalmente opacas, las manipulaciones de este año fueron fáciles de detectar. No hay forma de restablecer el resultado real, ya que las autoridades han destruido las papeletas y la documentación relacionada a nivel de distrito.

Papeletas quemadas encontradas por empleados de una estación de calderas en Brest, Belarús.
Source: t.me/belamova

A pesar de la prohibición de las encuestas a pie de urna no gubernamentales, la ausencia de observadores internacionales y la casi prohibición de la presencia de observadores locales independientes (algunos fueron detenidos), la pila de pruebas siguió creciendo. La evidencia variaba desde pruebas directas, como grabaciones de audio y relatos de testigos, hasta indirectas, a través del análisis de los resultados a nivel de distrito y las fotos de las papeletas. Estas últimas se recopilaron a través de un proyecto de análisis complejo que compara los datos irregulares oficiales de los distritos con los resultados reales de las papeletas: los ciudadanos tomaron fotos de sus papeletas rellenas y enviaron las imágenes al proyecto.

El informe de resultados electorales de la plataforma en línea «Voice», basado en más de 500.000 fotos de papeletas y protocolos de votación

El sitio web de la plataforma «Voice»: un mapa para explorar

Los trabajadores electorales de Belarús describen el fraude de las elecciones del 9 de agosto

Los miembros de la comisión electoral de Minsk explican la picardía y la intimidación utilizadas para escenificar la «victoria aplastante» de Aliaksandr Lukashenka

El equipo de Tsikhanouskaya presentó una apelación respaldada por 25 carpetas de pruebas que detallan las infracciones de la ley durante el período de campaña electoral solo para que la Corte Suprema se encogiera de hombros. El presidente interino Lukashenka dijo que no habrá nuevas elecciones «hasta que no me matéis».

El equipo de Sviatlana Tsikhanouskaya.
Source: TUT.BY

En respuesta a las falsificaciones, los belarusos salieron a las calles a protestar. Llaman a sus protestas «las más pacíficas del mundo». De hecho, la mayor parte del daño a la infraestructura urbana hasta ahora no ha sido infligida por los manifestantes, sino por la policía. Los manifestantes literalmente han estado recogiendo la basura que producían y se han quitado los zapatos para subirse a los bancos, lo que contrasta marcadamente con los niveles extremos de brutalidad policial: duras palizas, uso de balas de goma, granadas aturdidoras y cañones de agua.

Hasta ahora, las únicas muertes documentadas han sido a manos de las autoridades, mientras que cientos de miles de manifestantes tomaban las calles. Se ha confirmado oficialmente la muerte de al menos cuatro personas tras haber recibido disparos o sido detenidas por la policía, y dos hombres presuntamente se «suicidaron» en circunstancias sospechosas.

Raman Bandarenka.
Source: vk.com/bondarenko_roman_av

En uno de los ejemplos más atroces, Raman Bandarenka, de 31 años, fue asesinado por policías vestidos de paisano o matones afiliados a la policía. La noche del 11 de noviembre, salió a preguntar por qué había personas desconocidas cortando las cintas de los colores de la bandera de la oposición cerca de su edificio de apartamentos. Raman fue atacado por matones vestidos de negro que lo golpearon y lo llevaron a una estación de policía. Desde allí, lo trasladaron a una sala de emergencias con un traumatismo craneoencefálico severo. Los médicos no pudieron salvarle la vida.

Tras la muerte de Raman Bandarenka, una periodista y un médico fueron detenidos con cargos penales, pero no porque tuvieran algo que ver con el asesinato. Fueron detenidos por confirmar y revelar que Raman no tenía alcohol en la sangre la noche de su muerte, contradiciendo una declaración hecha por Lukashenka que acusaba a Raman de intoxicación en un probable intento de desacreditarlo. Hasta ahora, no se han iniciado casos penales relacionados con el asesinato de Raman.

Sin ninguna investigación oficial sobre el asesinato, varios medios de comunicación informaron de que las redadas de agentes de paisano, como aquella en la que asesinaron a Raman, habían sido encabezadas por los principales ayudantes de Lukashenka. Entre ellos se encontraban su secretaria de prensa, Natallia Eismant, y el entrenador en jefe de su equipo de hockey, Dzmitry Baskau. Al parecer, Baskau fue identificado en imágenes de la escena del crimen el 11 de noviembre.

Un manifestante herido. Minsk, Belarús. 9 de agosto de 2020.
Source: Aliaksandr Vasiukovich, vot-tak.tv / belsat.eu

De los más de 30.000 detenidos desde el 9 de agosto, al menos 1.406 resultaron heridos por la policía, incluidas víctimas documentadas de intentos de violación. Las personas que esperaban fuera de las cárceles denunciaron y grabaron los gritos inhumanos de los detenidos. Los médicos que trataron a las víctimas dijeron que estaban conmocionados por la brutalidad. Luego, algunos médicos se unieron a las protestas y también fueron detenidos y heridos; muchos fueron despedidos o se vieron obligados a huir del país.

Los expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas informaron sobre 450 casos documentados de tortura. Se han presentado más de 1.000 denuncias ante las autoridades belarusas, pero no se han iniciado investigaciones penales. Al mismo tiempo, la policía ha abierto más de 900 casos penales contra los belarusos que participaron en las protestas. El Centro de Defensa de Derechos Humanos Viasna considera presos políticos a 167 personas detenidas.

Una joven víctima de la violencia policial en el hospital. Minsk, agosto de 2020.
Source: TUT.BY

Uno de los muchos casos horribles de brutalidad policial involucra a un menor de 16 años llamado Timur, quien presuntamente atacó un vehículo de la policía. Después de ser torturado mientras estaba detenido por la policía, fue hospitalizado y puesto en coma inducido médicamente. Se recuperó, pero luego fue encarcelado, interrogado nuevamente y, más tarde, volvió a ingresar en el hospital. Timur dijo que los policías le clavaron una porra en la garganta y le dieron patadas, le metieron la porra en los ojos y amenazaron con cegarlo, y utilizaron repetidamente la porra para golpearle los talones. Los médicos registraron una fractura de la mandíbula superior, diagnosticaron un traumatismo craneoencefálico cerrado, un desgarro del paladar causado por una porra y numerosos hematomas en el cuerpo.

Belarús está tomando medidas enérgicas contra las protestas postelectorales.
Source: VICE News

Si bien la violencia abierta disminuyó y las autoridades aceptaron que cientos de miles de manifestantes pacíficos salieran a las calles cada semana, la opresión encubierta y la represión se intensificaron. Las autoridades detuvieron a varios líderes de las protestas y huelgas en todo el país, intimidaron a otros y expulsaron a algunos de Belarús. Sviatlana Tsikhanouskaya, la probable ganadora real de las elecciones, fue literalmente llevada a la frontera entre Belarús y Lituania por el KGB belaruso y obligada a abandonar el país. Ella no quiso comentar los detalles, aunque muchos relacionan su silencio con amenazas contra sus hijos y su esposo, quien sigue siendo rehén de las autoridades bajo lo que muchos creen que son cargos fabricados.

Sviatlana Tsikhanouskaya cuenta la historia de su improbable ascenso de ama de casa a icono revolucionario.
Source: The New York Times

La líder de la oposición Maria Kalesnikava fue «agarrada en la calle» en el centro de Minsk por personas no identificadas a plena luz del día. Posteriormente resultaron ser agentes del KGB, la policía secreta de Belarús. Después de un intento infructuoso de «expulsarla» por la fuerza a Ucrania, durante el cual rompió su pasaporte y saltó del automóvil para permanecer en Belarús, Kalesnikava fue detenida por cargos de «llamados públicos a asumir la autoridad o derrocar violentamente el orden constitucional».

La mayoría de los aliados de Tsikhanouskaya también se han visto obligados a salir del país, especialmente desde que Lukashenka inició varias causas penales contra ellos. En una medida sin precedentes, Belarús prohibió a un ciudadano, el arzobispo Tadeusz Kandrusewicz, un líder de la Iglesia católica que había expreado su apoyo a las protestas, ingresar al país (solo fue admitido de regreso el 24 de diciembre, después de la intervención del Papa).

Source: NN.BY

Salir del país también se ha convertido en un problema: desde el 21 de diciembre, a los belarusos se les ha prohibido salir del país por tierra, según las autoridades estatales, para frenar la propagación del COVID-19.

Los gerentes de la empresa estadounidense de tecnologías Pandadoc fueron detenidos por cargos aparentemente inventados después de que el director ejecutivo de la empresa ofreciera apoyo a los miembros de las fuerzas policiales que desertaron. Muchas otras empresas fueron severamente castigadas por desobediencia y obligadas a cerrar.

No solo los líderes de la oposición, sino también los transeúntes, están siendo aterrorizados por la policía. No es sorprendente en Belarús ver estos días ver a grupos de personas enmascaradas vestidas de negro sin marcas de identificación secuestrando a la gente en las calles e intimidando a los testigos, o incluso rompiendo los escaparates con sus porras.

Desde noviembre, la policía también ha estado invadiendo barrios residenciales los fines de semana cuando las marchas de protesta se trasladaban allí desde el centro de las ciudades. En un caso extravagante, la policía fue de puerta en puerta, bloqueando un edificio de apartamentos para detener a quienes habían rendido homenaje al difunto Raman Bandarenka en un memorial improvisado cerca de su casa.

Source: Darya Burakina, twitter.com/tutby

«A veces no hay tiempo para la ley», dijo Lukashenka en septiembre cuando introdujo a un nuevo Fiscal General a su administración. «Apóyame y salva el país».

Rusia, China y varias ex repúblicas de la antigua Unión Soviética reconocieron las elecciones de 2020 en Belarús. Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea y muchos otros países no reconocieron las elecciones. Condenaron la violencia y llamaron al diálogo. Estados Unidos, la Unión Europea y otros países occidentales impusieron sanciones por las represiones y el fraude electoral en Belarús. Lukashenka acusó a Occidente de organizar las protestas y rechazó continuamente los llamamientos al diálogo con la oposición.

This image has an empty alt attribute; its file name is UtWWsgqg8mhzCO7htFfl7N5PXmqObnDbgTXVGsJx-E8oJztrHXJQFeZc2wGruImEpgBi3cqo_Z3pdvxhgMFdr0XtgcWIYJ5xF8kPnjrsTY-gzxcRYgk7nRJtQT401UzrmoVw4IN4
Source: Yauhen Yerchak, EPA / Scanpix / LETA

A pesar de la creciente presión externa e interna, el errático Lukashenka aún logra mantener su puesto, principalmente debido a la lealtad y brutalidad de su aparato de seguridad en medio de los disturbios en todo el país. Con el apoyo declarado de Rusia, su aliado económico y político más cercano, muchos en Belarús ahora temen que Lukashenka pueda renunciar a la independencia del país para formar una unión más cercana con Rusia y tener la oportunidad de mantener su gobierno.

Cronología de las protestas en Belarús, visualizada >>

La situación es compleja y no hay una solución simple en el horizonte. Lukashenka está decidido a permanecer en el poder mientras que el pueblo belaruso está decidido a desafiar el statu quo. A medida que la situación se desarrolle, actualizaremos la información sobre lo que está sucediendo según los informes de medios más completos y diversos desde el terreno. Te brindarán una perspectiva mucho mejor en comparación con los informes de los medios extranjeros que, a menudo, pasan por alto detalles y antedecentes importantes. 

* actualización más reciente: 26 de diciembre de 2020

Mujeres jóvenes enfrentándose a la policía antidisturbios en una manifestación de protesta.
Source: facebook.com/iryna.arakhouskaya

Por qué debería importarte

– Es una tragedia violenta que se desarrolla en Europa

Si crees que las personas no deberían ser asesinadas, torturadas o mutiladas por expresar su opinión y mostrar su disconformidad pacíficamente, debería preocuparte.

– Se trata de democracia y dignidad humana básica

Si apoyas el derecho de una nación a cambiar de líder de forma pacífica y democrática mediante elecciones transparentes y justas, debería preocuparte.

Source: TUT.BY

– También se trata de geopolítica: Rusia vs Occidente

Si crees que las naciones deberían elegir su propio camino sin intervenciones externas, debería preocuparte.

Si bien las protestas en Belarús no son pro-rusas ni pro-occidentales, Rusia apoya abiertamente a Lukashenka: el Kremlin aprobó recientemente 1.5 mil millones de dólares en préstamos e incluso ofreció enviar a sus tropas más allá de la frontera para «restaurar la estabilidad». Al mismo tiempo, tanto Moscú como Lukashenka acusan a Occidente de avivar las protestas e interferir en los asuntos internos de Belarús.

Qué se puede hacer

Para ayudar a Belarús y a los belarusos, haz correr la voz sobre la situación y sobre nuestro proyecto: comparte nuestras traducciones y otros informes de Belarús, visita nuestra página web y síguenos en las redes sociales (YouTube, Instagram, Telegram; y también Twitter, Facebook, Telegram).

Habla de ello con tus amigos y colegas y, si puedes, con los medios, blogueros y funcionarios electos. También puedes donar dinero a los fondos que apoyan a Belarús. La iniciativa más importante de este tipo es la campaña cívica #BY_help.

No dudes en comunicarte con nosotros por correo electrónico o en las redes sociales si tienes iniciativas específicas en mente o quieres participar de cualquier otra manera.

Source: TUT.BY

Belarús: ¿qué es y dónde está?

Belarús es un hermoso país sin salida al mar de 9,4 millones de habitantes situado en el centro geográfico de Europa. Su capital, Minsk, está clasificada como la décima ciudad más grande de Europa por población.

Source: youtube.com/Yuri Velitchenko

El país es un poco más pequeño que el Reino Unido según su área y tiene aproximadamente el tamaño del estado estadounidense de Minnesota. Belarús limita con tres países de la Unión Europea (Polonia, Lituania, Letonia) al oeste-noroeste, Rusia al noreste y Ucrania al sur.

Source: youtube.com/22zweizwei

Los belarusos (83,7%) constituyen el grupo étnico nacional más grande de Belarús, seguidos de los rusos (8,3%), polacos (3,1%) y ucranianos (1,7%). El país tiene dos idiomas oficiales: ruso y belaruso. No ha habido conflictos violentos religiosos o étnicos en Belarús durante más de un siglo.

Belarús, una nación pacífica, perdió aproximadamente un tercio de su población en la Segunda Guerra Mundial.

En lugar de la bandera oficial roja y verde, los belarusos anti-Lukashenka están usando la bandera histórica blanca, roja y blanca.
Source: NN.BY

El PIB de Belarús (nominal) se estimó en 63.6 mil millones de dólares, el 75º en el mundo. Belarús es miembro de la Comunidad Económica Euroasiática, un bloque comercial regional liderado por Rusia, y está en una posición única para servir como centro de tránsito para el transporte de carga, petróleo y gas entre la UE y Rusia. La economía belarusa depende en gran medida de las empresas estatales, principalmente del sector energético (exportación de productos petrolíferos refinados), así como de la agricultura, los fertilizantes potásicos y la maquinaria pesada.

Source: Voice of Belarus

Belarús, conocida en el pasado por su maquinaria de legado soviético, se convirtió en un centro regional de alta tecnología y el lugar de origen de muchos productos tecnológicos complejos. Varios productos digitales de renombre mundial se crearon exclusiva o conjuntamente en Belarús, como la aplicación de mensajería Viber (con más de mil millones de usuarios en todo el mundo), el juego World of Tanks (con más de 160 millones de jugadores en todo el mundo) y la aplicación MSQRD, que fue comprada por Facebook para introducir filtros faciales de video AR en Facebook Messenger e Instagram. 

Más sobre Belarús:

Source: TUT.BY

El proyecto, el equipo

«Voice of Belarus» nació de la iniciativa de cientos de belarusos de todo el mundo que se unieron para formar BYHelp-Mediagroup. Su objetivo es crear, traducir y distribuir los últimos informes de prensa, análisis y noticias de Belarús. Estamos construyendo un archivo multilingüe de textos y vídeos. Cada pieza de contenido es seleccionada por periodistas experimentados y activistas de nuestro equipo para ser traducida y publicada. 

Hemos creado este sitio central, VoiceOfBelarus.com, y el canal de YouTube Voice of Belarus, así como el canal de Telegram Voice of Belarus de habla inglesa y la cuenta de Instagram Voice of Belarus.

Nos asociamos con el proyecto de habla inglesa Pray For Belarus, que publica transmisiones en vivo sobre eventos en Belarús en Facebook, Telegram y Twitter, así como otras iniciativas.

Organizamos eventos, mítines y actuaciones en apoyo a Belarús en muchos países del mundo.

Contacta con nosostros si deseas unirte.
Utiliza este correo electrónico para consultas de medios/prensa.

Nos gustaría agradecer a todos nuestros traductores y editores, incluidos:

A. Vaher – DE
Aleksander Navicki – PL
Aleksandr & Nataly Barbantsov/a – ES
Aleksandra Reczuch – PL
Alena Shastakova – ES
Alesya Tatamues – ES
Amanda Tan – EN
Anastasiia Manokhina – EN
Andre Lyonnais – FR
Andrej Shadura – EN
Anna Klassnaya – IT
Anne Délizée – FR
Anton Paulovich – PL
Artiom Balenok – EN
Danièle S. – FR
Diana Yermakova – FR
Elena Harleman – FR
Elena L Leo – EN
Elena S. – ES
Elizaveta Belous – FR
Hanna Barysevich – PL
Halina Menthe – FR
Hanna P. – DE
Hanna Sliashynskaya – ES
Héléna Ariès – FR
Jakob Wunderwald – DE
Juliette Prakapovich – FR
Karalina Saŭka – PL
Kateřina Martinková – CS
Katherine M. – EN
Katie Koche – EN
Lena Borries – DE
Lidia Federica Mazzitelli – IT
Mara Volskaja – IT
Marcin Bartyzel – PL
Marharyta Taraikevich – FR
Maria Maier-Koshel – DE, FR
Martina Pospíšilová – EN
Maryia Chashei – EN
Maryna Belavusava – FR
Mikhail Kavalevich – EN
Mila Iwanowa – DE
Milana Nauen – DE
Nadya Abramava – EN
Oksana O’Neill – EN
Olga Dokukova – ES
Paulina Ibek. – PL
Polina Polovnikova – DE
Svetlana Kulbakova – ES
Sviatlana Piskun Radosław Rusak – PL
Tania Medvedeva – EN
Tatiana S. – DE
Tatsiana Lazouskaya – FR
Vadym Dupanov – CS
Valeryia Sauchanka – FR
Volha Tsimoshyk – IT
Yuliya Schmidt – DE
Yury Kartynnik – EN

Nuestra política de privacidad