Carta abierta de los ecólogos y los verdes en relación a la crisis política en Belarús y la puesta en marcha de la Central Nuclear de Belarús

1 septiembre 2020, 21:00 | ATOMBY
Source: https://belaes.by/ru/

Los ecólogos y partidos verdes han llamado a detener la puesta en marcha de la Central Nuclear de Belarús que dio comienzo este agosto debido a las circunstancias políticas que se han establecido en Belarús. Entre ellos hay miembros del BAYaK, el Partido Verde Belaruso, la campaña social «¡La central atómica de Ostrovets es un crimen!», la asociación pública «Ekodom», así como representantes de organizaciones como el Centro de Soluciones Ecológicas, Amigos del Niemen, Eurobelarus, la inspección social «Vigilancia Verde» y otros activistas individuales.

Lo que está sucediendo hoy en Belarús no puede dejar indiferentes incluso a quienes están mucho más allá de sus fronteras. El mundo entero está observando los eventos en nuestro país: no solo hay cientos de miles de personas en las calles reclamando justicia, sino también violencia, el uso del ejército contra ciudadanos desarmados, detenciones arbitrarias, casos criminales inventados, terror cuyo propósito es dejar al gobernante vigente en el poder por cualquier medio. 

En esta situación, es difícil hablar de ecología, a menos que se tenga en cuenta que la crisis ecológica sistémica ha permeado todas las ramas del poder absoluto. El futuro de Belarús nunca será similar al pasado en el que hemos vivido los últimos 26 años.

En una situación de crisis de legitimidad de las autoridades y de un sistema de derecho inoperante, es posible el desarrollo más dramático de los hechos, lo cual puede conducir a nuevas víctimas, la destrucción de la economía y la imagen de nuestro país y, en consecuencia, a la pérdida de su soberanía. Es hora de detener este enfrentamiento y este terror, de iniciar un diálogo honesto con el pueblo. Después de todo, ni una sola dictadura ha logrado abolir las leyes de la naturaleza, a pesar de la obstinada oposición a ellas mediante el gobierno permanente y la conservación del sistema socioecológico.

Ahora es extremadamente importante no perder de vista lo principal. En la disputa entre las autoridades belarusas y su pueblo, todo el mundo tiene mucho que perder pero, ante todo, las autoridades pueden salir perdiendo si se utilizan medios inaceptables. La violencia es uno de ellos. El segundo es el lanzamiento de una Central Nuclear de Belarús que es innecesaria y peligrosa.

Las centrales nucleares son instalaciones especialmente peligrosas que no se deben poner en marcha durante las revoluciones y las crisis políticas.

Para empezar, las tropas internas y las fuerzas de seguridad, que podrían haber estado involucradas en eliminar las consecuencias de un posible accidente, ahora están involucradas en algo completamente diferente: el enfrentamiento con los manifestantes. Los recursos de respuesta se concentran en las zonas de protestas masivas, por lo que no habrá nadie que advierta a la ciudadanía sobre el accidente y mitigue sus consecuencias.

Recordemos que los riesgos de accidente aumentan muchas veces en el momento de poner en marcha un reactor nuclear. En cuanto a la Central Nuclear de Belarús, los riesgos están aumentando teniendo en cuenta todas las carencias y problemas con los que se construyó esta central nuclear.

El Ministerio de Situaciones de Emergencia modificó el procedimiento para el lanzamiento de la central en vísperas de las elecciones, permitiendo el lanzamiento de esta central nuclear por etapas, bajo permisos separados, pero sin licencia de funcionamiento hasta la realización del correspondiente control de seguridad. El reactor de la primera unidad de potencia ya ha sido cargado con combustible, y su arranque físico puede tener lugar literalmente en las próximas semanas.

Queremos recordarles que es poco probable que la vida de un dictador exceda los 100 años, pero el combustible nuclear gastado, así como las consecuencias de los accidentes por radiación, sigue siendo peligroso para los seres humanos y la naturaleza durante cientos de miles de años.

¡Se debe detener la puesta en marcha de la central nuclear de Ostrovets!

1 de septiembre de 2020

Partido Verde Belaruso

Campaña pública «¡La central nuclear de Ostrovets es un crimen!»

Asociación Pública «Ekodom»

Tatiana Novikova, ecologista, publicista, coordinadora de la campaña antinuclear de Belarús

Tatiana Poshevalova, ONG internacional «Eurobelarus»

Nina Polutskaya, directora de la ONG Amigos del Niemen

Natalia Porechina, Centro de Soluciones Ambientales

Inessa Bolotina, ecologista

Leonid Platonenko, ecoactivista

Igor Pastukhov, coordinador regional de la inspección ambiental pública «Vigilancia Verde»

Alexander Doroshevich, inspección ecológica pública «Vigilancia Verde»

Elena Sadovskaya, periodista, editora

Ivan Kovzel, Doctor en Ciencias, Universidad de Bergen, Noruega